Animadores latinos rinden un homenaje al mate

By March 31, 2019 March 10th, 2020 Domestika
Por Martín Julio Vazquez

Cuatro meses y diversos estilos gráficos se conjuntaron para rendirle tributo a esta bebida tradicional de Latinoamérica

No hay duda que a toda América Latina la conecta el gusto por amor, emociones y aficiones. Esto lo demuestra la casa productora de animación argentina Buda, que reunió a grandes talentos de Sudamérica para realizar un pequeño y bello homenaje a la tradición de beber y compartir un mate, ese té amargo hecho con hojas de yerba mate que suele consumirse entre amigos.

El estudio convocó a creadores que disfrutaran de la bebida, cuyo trabajo se desarrollara bajo diferentes técnicas y estilos como el 3D, el 2D, pixel art, lo abstracto y la caricatura y así reunieron a talentos como Gastón Pacheco, Six N. Five, Laura Giménez, Pablo Cuello o Fabricio Lima, entre otros.

Conversamos con la productora del estudio, Cecilia Martín, para conocer más del proceso de realización de esta maravillosa idea:

¿De dónde surge la idea creativa de este tributo al mate?

Desde hace tiempo que veníamos con ganas de hacer un corto colaborativo con colegas de la animación muy buenos, pero no teníamos un concepto firme a comunicar. Hasta que dando vueltas por la vida, empezamos a observar que la gente estaba totalmente desconectada de la realidad y muy conectada a las redes, ese fue el disparador.

Se nos ocurrió hacer una fusión entre ambas formas de compartir la vida y a su vez sumamos la idea de contarle al mundo qué es el mate para nosotros y cómo se toma. Así comenzó “la mateada”. La intro se hizo en nuestro estudio, contando de qué se trata la bebida para darle paso a la colaboración de 20 artistas, cada uno con sus estilos, tal y como son los mates: todos diferentes y hermosos. La idea era que eso se viera reflejado en cada parte de la pieza.

¿Cómo seleccionaron y reunieron a todos los creadores involucrados?

Los invitados fueron colegas y amigos de diferentes países como Brasil, Chile, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Argentina a los cuales admiramos mucho y con los que compartimos estos dos grandes gustos: mate y animación.

La forma de convocarlos fue invitarlos, como invitar a un amigo a compartir unos “verdes” (así llaman algunos al mate). Se fue gestando todo, tuvimos un 98% de efectividad con la invitación, todos aceptaron y confiaron en nosotros, aunque con la mayoría nunca habíamos trabajado. La iniciativa fue mostrar lo que podemos hacer, tanto nosotros como los chicos. Al unir fuerzas podemos hacer piezas únicas, de esta manera es “ganar-ganar”, con la colaboración de todos ganamos todos.

¿Cómo fue el proceso de trabajo y la dinámica entre el estudio y los artistas?

El proyecto tomó varios meses en gestarse desde que se pensó la idea hasta que salió a la luz, ya que al ser un corto colaborativo, cada uno lo realizó en los tiempos que pudo. Teníamos un timing super flexible que íbamos moviendo acorde a cómo veníamos todos. Calculamos que nos tomó alrededor de cuatro meses, aproximadamente.

En cuanto a la dinámica, surgió muy natural. La idea base siempre fue tener en cuenta que era una ronda de amigos tomando mate, por eso siempre reinaba el buen humor, la cordialidad y la paciencia, para que todo fluyera de la mejor manera posible. Se formó un equipo muy colaborativo, todos empujando par el mismo lado y creo que eso se ve reflejado en el corto.

Cada vez que ingresaba un “matero” a la ronda, le mandábamos una presentación que habíamos armado donde les explicábamos detalles técnicos, cosas a tener en cuenta para armar sus animaciones, como la duración o los encuadres. Todo sin restricciones en cuanto a técnicas, programas a usar y creatividad, había total libertad en eso, porque ellos hacen magia siempre.

Una vez la animación terminada, ¿qué pensaron del resultado?, ¿esperaban el alcance que el cortometraje ha tenido?

Nos quedamos atónitos en cuanto a la repercusión que tuvimos. La verdad no nos esperábamos tanto. Todo fue más grande de lo que creíamos, siempre apuntamos a que gustara y llamara la atención, pero nos sorprendió que trascendió el mundo del diseño y la animación mundial.

Gustó mucho en la gente que no tiene nada que ver con esta industria y se viralizó de una manera jamás imaginada, así que estamos felices que haya gustado tanto, por todos los artistas que colaboraron y pusieron toda su magia en cada segundo que le dedicaron a esto. Pero lo que más nos emociona es que algunos chicos que participaron nos dijeron que ya se han contactado con ellos por el corto y eso es la mejor retribución que podemos tener.

Source